El 4 de julio dio para mucho a Selena Gomez. La joven, que no acudió a la fiesta  que Taylor Swift ofrecía para conmemorar la gran fiesta nacional de Estados Unidos, organizó su propio sarao con su equipo de bailarines, asistentes y amigos.

De ello ha quedado constancia en las redes sociales, donde se la ve recorriendo una casa de anuncio y pasar entre grupos de chicos y chicas en bañador para llegar a la piscina, donde se tira con una sonrisa y sin quitarse los shorts.

Pero lo más candente viene luego, por la noche.

En otro vídeo que la artista ha divulgado en Snapchat (y que publicamos arriba), se la ve bailando y besando en los labios a Rubí Carr, amiga y componente de la banda Bahari.

El beso lésbico, pese a ser bastante rápido, ya ha incendiado internet, donde ha sido replicado por distintos usuarios en las distintas redes sociales.

 

No hay comentarios